Las 800 imágenes realizadas con cámaras desechables que forman la exposición plantean una reflexión sobre cómo la edad condiciona la forma en que cada persona ve, vive y se relaciona en los diferentes espacios de la misma ciudad.

La exposición ‘Miradas contemporáneas’ ha abierto sus puertas este sábado, 16 de noviembre, en la plaza Zuloaga de San Sebastián para reflexionar sobre cómo la edad condiciona las maneras de ver y de vivir la ciudad, dado que todas las miradas están condicionadas por las circunstancias y las experiencias vitales de cada persona. La muestra, impulsada por el Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián a través de Donostia Lagunkoia con la colaboración de la Biblioteca de Creación de Tabakalera-Ubik, y la Bienal Internacional de Arquitectura de Euskadi MUGAK, recoge 800 fotografías realizadas con cámaras desechables de 100 habitantes de edades diferentes, que se podrán visitar hasta el 9 de diciembre.

La estructura poblacional arroja un dato que ha sido fundamental a la hora de dar forma a esta exposición: Si Donostia tuviese solo 100 habitantes, 17 serían menores de 19 años, 15 tendrían entre 20 y 34 años, 29 entre 35 a 54 años, 21 entre 55 y 70 años y 18 mayores de 70 años. Por eso, los 100 habitantes que participan en esta muestra representan esta misma proporción. Perfiles totalmente diversos que comparten espacio, la ciudad, y tiempo, el contemporáneo. ‘Miradas contemporáneas’ es, en definitiva, una reflexión sobre las maneras en que quienes habitan la ciudad ven San Sebastián y sobre cómo esas formas de verla están condicionadas por nuestras propias circunstancias y experiencias vitales.

Además de los distintos ciclos vitales, hay otras muchas variables que muestran la diversidad de quienes participan en la exposición en la que se pueden encontrar personas de distintas procedencias, dedicaciones o barrios de residencia. Desde una estudiante de cocina, hasta una monja, pasando por un profesor, una artista, un arquitecto, un policía, una emprendedora o un diseñador, todas estas personas han seguido las mismas reglas del juego: durante dos semanas de octubre, cámara desechable en mano, se han lanzado a las calles para responder a las mismas ocho preguntas.

Entre ellas están algunas como: ¿Cuál es tu lugar favorito en la ciudad? ¿Dónde te relacionas con otras personas? ¿Cuál es el lugar en el que más tiempo pasas? o ¿Qué te ilusiona? Sus respuestas son las propias fotografías, que muestran la vida cotidiana de cada una de esas miradas, muchas de ellas en los parques y zonas verdes de la ciudad o en puntos de encuentro como los aledaños del Náutico. También el ámbito más íntimo, el hogar, es el espacio que apuestan por fotografiar.

De la exposición se pueden extraer varias conclusiones: la más obvia, que existen tantas ‘Donostias’ como miradas fijamos sobre la ciudad, cada una con una interpretación propia de los espacios, unos significados personales de cada lugar y unas acciones muy distintas de una persona a otra. Sin embargo, tras un análisis detallado surgen también elementos comunes, ilusiones y motivaciones compartidas entre muchas de las personas participantes. La exposición deja patente cómo, al mismo tiempo, “todos y todas vivimos en una sola ciudad, la que surge de la suma e interacción de todas esas miradas, la del espacio en común, la de la convivencia”.

El alcalde de Donostia-San Sebastián, Eneko Goia, ha destacado que son “cien miradas diversas que enriquecen, matizan y resaltan desde diferentes ángulos los lugares que están, pero que a veces no vemos. Esta iniciativa sirve de muestra de que en la diversidad siempre hay factores que unen a las personas. En este caso, la propia ciudad es punto de encuentro para crear y visibilizar esos nexos de unión. La visión de estas 100 ciudadanas y ciudadanos nos ayuda a descubrir una Donostia en la que todos tenemos cabida, independientemente de nuestra procedencia, profesión o edad. Una muestra que es un mural y un mosaico de una Donostia imperfecta, inclusiva y soñadora”. Desde la Bienal Internacional de Arquitectura de Euskadi MUGAK, su comisario, Pedro Astigarraga, ha puesto en valor que “estas cien miradas son un buen ejemplo de la pluralidad y transversalidad que MUGAK defiende”.

‘Miradas contemporáneas’ busca mostrar esas visiones a través de fotografías con una cámara desechable, que ayuda a dejar claro que lo importante de esta exposición no es la calidad técnica de las fotografías, sino lo que transmiten las miradas que representan. Además, en la fotografía analógica no hay filtros, ni retoques.

La muestra fotográfica impulsada por Donostia Lagunkoia en el marco de la segunda edición de la Bienal Internacional de Arquitectura de Euskadi se podrá visitar entre el 16 de noviembre y el 9 de diciembre en la Plaza Zuloaga de la capital guipuzcoana. Con esta muestra, se presenta una de las últimas exposiciones de la segunda edición de MUGAK, que cuenta en estos momentos más de una decena de exposiciones abiertas al público centradas en diferentes temáticas vinculadas a la arquitectura, al urbanismo y a cómo ambos impactan y se interrelacionan con las personas.

(Fuente: donostia.eus)

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter