Aretxabaleta Lagunkoia realizó una reunión esta semana para explicar en una charla a todos los que quisieran acercarse «cuál es nuestro quehacer y también cuánta es nuestra satisfacción. Aretxabaleta Lagunkoia es un proyecto, una actividad de Basotxo. Somos Basotxo y damos cuenta de nuestro trabajo a la Junta Directiva», señalaba uno de los responsables de esta iniciativa y que fue el ponente de la misma, Pedro Etxebarria.

En la comarca están en el proyecto los municipios de Antzuola, Bergara y Eskoriatza, además de Aretxabaleta. «Como comarca desarrollamos un diagnóstico muy interesante sobre nuestros ríos, nuestros recursos de agua y su tratamiento, y tuvimos la oportunidad de presentarlo ante la directiva de la Mancomunidad. Somos una plataforma ciudadana de participación: no dirigimos ni mandamos; solo opinamos, pero nuestra opinión, la del grupo, es una opinión contrastada, no es una opinión sin más; y es por eso que tiene algún peso cuando la presentamos a las instituciones», comentaba Etxebarria.

La iniciativa Aretxabaleta Lagunkoia comenzó en septiembre de 2012 con el objetivo de crear un grupo para «aprender a conversar: todos sabemos lo difícil que nos resulta hablar en orden, de uno en uno; sabemos bien lo que nos cuesta escuchar, admitir diferentes formas de pensar, admitir que la opinión del otro está más centrada y acertada que la mía. Hemos pretendido aprender en este terreno y podemos asegurar que hemos aprendido mucho. Nos sentimos a gusto», añadió Pedro Etxebarria.

Anteriormente, en Basotxo se había desarrollado con éxito la experiencia de las 'mesas de diálogo' para abordar temas como las basuras, para qué sirve el dinero, el 11M, excursiones o programas políticos.

Para desarrollar y conseguir el objetivo de aprender a conversar, comentaba Etxebarria que «nos hacía falta un tema y elegimos meternos en el proyecto Euskadi Lagunkoia, que es un proyecto internacional, asumido por muchos y diferentes países; y dentro de cada país, por muchas y diferentes ciudades o poblaciones».

Ciudades amigables
"En 2013 entregaron al Ayuntamiento nuestro primer diagnóstico sobre Aretxabaleta. Este año, en junio, hemos entregado su revisión, más extensa y más elaborada. El grupo se siente satisfecho; el ayuntamiento también se manifiesta a gusto con nuestro trabajo. Nuestro diagnóstico contiene cientos de propuestas, que están unas en el campo del Ayuntamiento, otras en el de Diputación, otras en el de Basotxo, y sociedades en general, y todas en el campo de los ciudadanos. El Ayuntamiento ha asumido una parte notable de las propuestas y las ha incorporado en su programa de trabajo», señalaba Etxebarria. Por otro lado, comentaba que «periódicamente hemos contrastado nuestras conclusiones, nuestras propuestas, con la alcaldía o con los concejales correspondientes. En la última fase del proceso hemos tenido reuniones monográficas con los responsables de cada una de las áreas. El diagnóstico final recoge todas nuestras propuestas y la respuesta del Ayuntamiento a cada una de ellas. Elaboramos un diagnóstico muy interesante sobre nuestra residencia GSR, que lo tratamos con su dirección, y que ha sido muy oportuno antes de que llegase el Covid».

Mirando al futuro
Desde Aretxabaleta Lagunkoia se va a seguir mirando al futuro realizando, como señalaba Etxebarria, «un seguimiento de todo lo planteado en el diagnóstico: de lo ya aceptado por las instituciones, y lo que queda pendiente. Abordaremos el tema del comercio amigable, la situación de soledad, viendo cuál es su origen y sus consecuencias, ventajas y desventajas, solidaridad, preparación para gestionarla. Y también el tema del transporte comarcal, así como el uso y consumo de energía».

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter