El aislamiento que sufren algunas personas, junto al que se vive en ciertos barrios, lideran la lista de riesgos destacados por el colectivo de mayores

El mejor legado que pueden aportar los mayores está en su conocimiento. En Barakaldo este colectivo se ha unido en torno a la iniciativa Lagunkoia, que desde 2019 trabaja para crear un municipio más amable. Ayer más de 60 personas participaron en un nuevo encuentro delproyecto, durante el que presentaron los resultados de los más de mil formularios rellenados con sus propuestas y preocupaciones. Entre las conclusiones destacan la necesidad de combatir la soledad no deseada, a la que se le suma el aislamiento de algunos barrios de la periferia y la falta de vivienda adaptada a sus necesidades.

«La soledad no deseada es actualmente un grave problema en Barakaldo», alertó uno de los portavoces del grupo promotor, Luki Gómez, al presentar los resultados de las encuestas que el colectivo elaboró durante la pandemia. Ayer él propuso la creación de un 'café solidario', una suerte de grupos de encuentro que se citen periódicamente en los distintos barrios para compartir un momento en compañía. «El hecho de salir a la calle u de prepararse para una reunión, junto a las relaciones humanas, es algo fundamental», defendió el hombre, quien apuntó que en todo caso ésta es sólo de una de las iniciativas que será necesario desarrollar a partir de ahora.

El aislamiento que sufren barrios como Burtzeña o Kastrexana, la ausencia de suficientes viviendas adaptadas a las necesidades de las personas mayores y dependientes, la falta de un control de las bicicletas y patines que circulan por las aceras, o la demanda de una mayor presencia de la Policía Local en las calles fueron otras de las cuestiones que los mayores del municipio reivindicaron ayer.

La irrupción de la pandemia, cuando la iniciativa Lagunkoia acababa de echar a andar, también llamó la atención sobre otra carencia, la llamada brecha digital. «Mucha gente se encontró con falta de medios para participar en las reuniones por internet o sin los conocimientos necesarios», puntualizó Gómez.

Otra de las integrantes del grupo motor, Carmen Corral Villamor, explicó ayer a los asistentes que el objetivo de la iniciativa es convertir a los mayores en un motor del cambio, y detectar las eficiencias para paliarlas a través de un plan de acción. «Tenemos que hacer visible lo invisible, y conseguir que resuena», afirmó.

El encargado de abrir el encuentro y de presentar la iniciativa a todos los asistentes fue Luisfer Gil. Tras la cita subrayó que con el trabajo realizado ya se ha conseguido obtener una imagen completa del municipio, por lo que ahora se debe abrir una nueva etapa que consista en la propuesta y elaboración de acciones. Entre las iniciativas a impulsar también incidió en reforzar la propia participación ciudadana.

«Todos dependemos»
El encuentro sumó una ponencia del doctor en sociología por la UPV, Imanol Zubero, que abordó la relación entre envejecimiento activo y participación política. Él remarcó que «ser dependientes no es nada malo. Desde que nacemos hasta que morimos todos dependemos de alguien en algún aspecto», subrayó. Zubero también apuntó la función que desempeñan los mayores en la construcción de la sociedad.

Ver vídeo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter