Normalmente, en Navidad el tiempo de ocio se multiplica y así ha sucedido en el caso de los mayores de Portugalete. Y es que el Consistorio jarrillero ofreció en sus centros sociales un total de treinta alternativas para que las personas mayores de 60 años no solo vivieran unas fiestas divertidas, sino que también siguiesen tejiendo nuevas relaciones sociales.

La acogida que ha tenido la oferta de esparcimiento de los centros sociales jarrilleros ha sido muy buena, ya que más de un millar de portugalujos apostaron por participar en esta programación que ofreció actividades desde mediados de diciembre y hasta el pasado viernes.

Así, durante ese periodo los centros sociales de Buenavista, Zubia, San Roque, Villanueva y Repelega se han erigido como los grandes polos de actividad para las personas mayores de la noble villa jarrillera. En concreto, han tomado parte en esta programación personas mayores de 60 años que, habitualmente, son usuarias de diversos servicios municipales como, por ejemplo, el centro de día, el centro de promoción de la autonomía o quienes toman parte en el programa Edadeko, una iniciativa que ofrece alternativas lúdicas a las personas mayores a lo largo de todo el año. Asimismo, en esta ocasión también se ha contado con la presencia de algunos mayores de la residencia Aspaldiko de la localidad. De esta manera, desde los centros sociales de Portugalete se confeccionó una programación con actividades muy diversas con el propósito de que cada persona encontrase entre todo el surtido de alternativas de ocio alguna que se adecuase a sus gustos. Con esa premisa como base de la programación, el área de Acción Social del Ayuntamiento de Portugalete organizó diversos campeonatos, actuaciones musicales, sorteos y salidas entre otras iniciativas.

Con todo ello, desde los centros sociales de la villa se ha trabajado para fomentar el envejecimiento activo entre las personas mayores. El envejecimiento activo no solo consiste en la realización de diversas actividades, sino que va más allá, ya que en este aspecto es una cuestión muy importante trabajar la vida social de las personas mayores y que ellas mismas quienes forjen sus propias relaciones sociales en torno a este tipo de actividades. De este modo, también se abordan la mejora de la autonomía de estas personas y otras cuestiones didácticas. Así, los mayores han estado trabajando contra el aislamiento social y la soledad mientras se divertían en estas propuestas navideñas.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter