La revista estatal EntreMayores ha publicado un reportaje sobre la iniciativa Euskadi Lagunkoia 'Sustraietatik'. En dicho artículo se ahonda en una de las iniciativas más importantes del proyecto: El legado, una iniciativa que quiere poner en valor y transmitir a las generaciones venideras la importancia del patrominio inmaterial. ¡Lee el reportaje aquí!

 

"La Euskadi Lagunkoia Sustraietatik es una iniciativa lanzada por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco que tiene como objetivo promover la participación ciudadana y del sector público, privado y social, para desarrollar un movimiento de amigabilidad en Euskadi en el fomento de entornos de vida facilitadores para las personas que envejecen.
Este proyecto se basa en la iniciativa "Age-friendly Environments Programme" promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que apunta a que "una ciudad amigable con las personas mayores es un entorno urbano integrador y accesible que fomenta un envejecimiento activo".
A lo largo de este año 2015 se está trabajando en un diagnóstico de todo el territorio vasco, por lo que desde el Gobierno Vasco se hace un llamamiento a todas las personas para que participen rellenando el cuestionario de amigabilidad disponible en la página web 'euskadilagunkoia.net', en el que se pueden compartir opiniones y experiencias sobre el grado de amigabilidad de Euskadi. Este diagnóstico servirá para conocer los aspectos positivos a fomentar y los desafíos a los que enfrentarse en los próximos años para seguir avanzando en la creación de entornos de vida facilitadores de las personas a medida que envejecen.

Iniciativa Legado
Por otro lado, entre los ejemplos de implementación de acciones dentro del proyecto Euskadi Lagunkoia Sustraietatik, se encuentra el programa denominado Legado que tiene los siguientes objetivos:
Por una parte, la transmisión del patrimonio inmaterial vasco; el conjunto de tradiciones y significaciones de la cultura vasca que toman forma en las biografías de las personas seleccionadas. Y la puesta en valor del rol desempeñado por las personas mayores en la sociedad vasca en cuanto participantes de la misma dotados de una relevancia especial dado su papel transmisor de la tradición vasca.
Y por otra, la lucha contra la imagen negativa y estereotipada de la vejez que constituye un punto de partida para el cambio de mirada hacia el envejecimiento necesario para afrontar el siglo XXI. La imagen de la vejez ha sido durante largo tiempo negativa, como el último peldaño ante la muerte. El mito de la vejez se contrapone a todos los valores que representa la juventud, por tanto, significa decadencia, desgaste, pasividad, o enfermedad.
En una sociedad cada vez más envejecida, donde las personas mayores tienen un papel indiscutible como soporte del Estado de bienestar y ciudadanos de pleno derecho, se hace evidente el impulso de un cambio en la representación social de este grupo social que aún todavía sigue anclado en estándares tradicionales negativos cada vez más alejados de la realidad.
Este proyecto se fundamenta en otorgar la palabra a las personas mayores, recogiendo su conocimiento y experiencia a lo largo de su vida para trasmitirlo a todas las generaciones.
Esta iniciativa consiste en un proyecto documental en el que se recogen, en formato vídeo, las experiencias de personas mayores de todo el territorio de Euskadi con el objetivo de transmitir el patrimonio inmaterial y cultural del País Vasco. El trabajo documental consiste en la realización de 12 vídeos de unos 5-6 minutos de cada una de las personas mayores protagonistas. Cada vídeo incorpora una entrevista en profundidad e imágenes de su vida cotidiana durante un día normal.
Los perfiles de las personas protagonistas están asociados a diferentes ámbitos tales como: la agricultura, la ganadería, la pesca, la gastronomía, los deportes, las artes, la cultura, la música, etcétera.

Protagonistas de Legado
Entre las personas mayores que ponen rostro y voz a este proyecto, se encuentra Félix, pastor que lleva toda la vida viviendo a los pies del Aizkorri y que lamenta que "el mundo esté jubilando a los pastores".
Otro de los participantes en Legado es Edorta, salinero que conoce a la perfección la industria de la sal. Tiene 55 años, y se siente con ganas y energía para seguir trabajando y, sobre todo, enseñando a las nuevas generaciones.
Por su parte, Javier, remero, relata en el vídeo, el vínculo del remo con la pesca de ballenas.

Mertxe, redera
Su madre fue redera, ella también lo es y nadie le preguntó si quería serlo. Toda su familia tiene un vínculo estrecho con el mar, la pesca ha sido un miembro más de su familia. La labor de la redera es incesante, y Mertxe sigue arreglando la red tal como lo hacían sus antepasados. Espera que las generaciones venideras sigan sus pasos, aunque lamenta que la profesión vaya desapareciendo.
Vídeo Legado de Mertxe.

Marian, montañera
En 2005, Marian tomó parte en una expedición al Montblanc, donde se dio cuenta de que era la única mujer. Entonces, se le ocurrió crear una agrupación de mujeres montañeras y euskaldunes. Así nació Marimendi, "¿por qué no podremos de aquí a 20 años, cuando tengamos 80, interactuar con el monte, disfrutar de él? Hay pocas mujeres mayores que van al monte", argüye.
Vídeo del legado de Marian.

Edorta, salinero
Edorta es salinero en el valle de Añana, donde se ha mantenido la profesión de la salinería hasta nuestros días. En su casa se ha vivido la salinería desde pequeños; conocen a la perfección la industria de la sal. Tiene 55 años, y se siente con ganas y energía para seguir trabajando y, sobre todo, enseñando. "Todos nuestros mayores han sido el futuro de ahora. Yo les echo mucho en falta. Sin ellos no tendríamos esto", reivindica.
Vídeo del legado de Edorta.".

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter